Cinefórum. Hoy: Tarzán

Comenzamos una nueva sección en esta bitácora simpar.

No podemos ignorar por más tiempo la maravilla de ese arte que está en el séptimo lugar. Sí, señor. El cine.

Un arte que embriaga nuestros sentidos. A veces con un aroma excelso con tonos afrutados. Otras veces, en cambio, más bien recuerda a esas bombas fétidas que arrojábamos al suelo siendo niños en navidades olvidadas.

Y es que hay películas que son verdaderas obras maestras y otras… Bueno, otras no son más que gasto a lo tonto de celuloide. Curioso es, que se estrenen. O que incluso lleguen a ser grandes éxitos de taquilla. Véase un Chiuaua en Hollywwod o como se llame ese delicatessen de la pantalla que inauguró una nueva era…

Sin más preámbulos ni circunloquios, comencemos hoy esta sección con un conocido personaje que alberga múltiples misterios. Hechos que no sabemos como pudieron suceder. Circunstancias que rodean la naturaleza de ese ser indomable que no pueden someterse a los dominios de la razón.

Veamos:

1. ¿Cómo podía dominar el idioma de sus congéneres sin haber visto en su vida Barrio Sésamo?

2. ¿Por qué no se comporta como un verdadero mono y tiene relaciones sexuales con una homínida de aspecto similar a los gorilas y no desecha a ese extraño ser de tez blanca y que no cuenta con una tupida red capilar por todo su cuerpo?

3. ¿A qué viene colaborar desinteresadamente con el ambicioso hombre blanco? ¿Vivía alli como un salvaje o es que se desmadraba los fines de semana en Africa y de lunes a viernes era un sabueso de las finanzas?

4. ¿Por qué alberga en su interior ese odio visceral y esa turbia violencia que da rienda suelta, sin el menor pudor en cuanto la ocasión lo requiere? ¿Por qué cargarse 23 cocodrilos, 450 hienas, 6 leones, 27 leonas, 2.356 nativos de una tribu sin catalogar siquiera ó 6 serpientes y 48 antílopes en un sólo día?

5. Una vez aceptada la mujer blanca, ¿por qué deja que ésta haga reformas en su propia casa? Un ascensor que funciona gracias a un elefante, biombos ad hoc de estilo colonial, cuencos a juego con las cortinas de pieles, plumas de color tierra roto y un largo etcétera…

Bueno. Esto nos pasa a todos. Ejem. Se me ha colado esta peregrina cuestión.

6. ¿Por qué acepta bienes materiales si no tiene nociones de la propiedad? ¿Por qué ayuda a unos indeseables a encontrar las minas del Rey Salomón? ¿Le ofrecieron acaso una oronda orangután a cambio?

7. ¿Por qué sus dominios eran más transitados que una línea de metro de Nueva York en hora punta? Exploradores viejales con hijas o sobrinas carnales (con perdón) de buen ver, la señora de éstos que siempre se queja del calor y los mosquitos (¿qué esperaba encontrar en pleno continente africano, buena mujer?), cazadores desaprensivos, tribus de nativos de toda clase que se caracterizan por infundir temor y la carcajada histérica a partes iguales vistos sus atuendos, aperos y vestimentas. Yo creo que hasta un tataratataranieto de Gengis Khan pasó por allí buscando otra conquista más de territorios…

8. ¿Por qué hay tantos accidentes de avión y el Triángulo de las Bermudas se lleva la fama? ¿No debería investigar ese hecho Iker Jiménez? ¿Tal vez había una oscura tapadera por parte de las aseguradoras aéreas y todo era un asqueroso negocio que proporcionaba pingües beneficios a sus autores?

9. ¿A qué viene ese alarido que sin venir a cuento exhala el héroe selvático a la mínima ocasión? ¿Era su forma de despertar a las alimañas de su plácida siesta y que medio amodorradas acudieran al punto de origen de tal bocinazo vocal? ¿Aprovechaba este hecho el señor de las bestias para saciar su ansia criminal? Estando medio amodorradas en pleno terreno de nuestro héroe con un minúsculo esfuerzo (a pesar de tanto aspaviento y cucamona forzada) lograba domeñar y dar muerte sin piedad a una larga lista de animales africanos.

10. ¿Por qué las armas de fuego eran tan vanas contra los puños del hombre de la selva? Mala puntería del antagonista o mala calidad del fabricante armado, sin duda…

En fin. Les dejo con un homenaje de nuestro personaje en forma de impagable documento videográfico. No se pierdan la inevitable caída del porteador de oscura tez y hombros cansados al tratar de llevar el piano de cola Steinway and Sons a la residencia de verano. Y, para mas inri, el vejete explorador, a pesar de su artritis fulminante, corrosiva y degenerativa es más hábil esquivando piedras del procaz e inevitable derrumbe o lo mismo te vadea un río infestado de cocodrilos o se ríe de los aficionados al puenting. Tal es su dominio del triple salto…

El enlace me lo han trastocado. Dentro nuevo vídeo. Esta vez ponemos el acento en asuntos muy oscuros:

Anuncios

Acerca de Sr. Bizarro

A strange human being.
Esta entrada fue publicada en Culturilla, Vamos al cine y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s